NUESTRO BLASÓN

Se trata de un escudo redondo, partido horizontalmente por una faja más o menos ancha. Tanto la parte superior como la inferior están vacías.

Encima de estas, va un águila de frente y erguida, con las alas extendidas y apuntando hacia abajo; las patas abiertas y la cola baja y esparcida, la cabeza de perfil, mirando a su derecha, tiene pico y está mostrando un solo ojo. La cabeza, las alas y las garras se representan aisladas, como piezas independientes del escudo. A esta ave se le atribuye un sentido de superioridad, generosidad, magnanimidad y viveza de espíritu. En el pecho lleva una antorcha que simboliza la fuente de la sabiduría y la guía de conocimiento, depositaria del fuego del saber. En la bordura, el escudo lleva el nombre del Liceo.

 

NUESTRO PABELLÓN

Es un rectángulo ancho, azul, que representa la justicia, el apasionamiento, el compromiso, el sentido de pertenencia, la honestidad, la lealtad y la caridad. Lleva en el centro una cruz, que va de extremo a extremo y que simboliza el árbol de la vida o el camino para llegar a la suprema divinidad, y es de color blanco, que prefigura la luz que ofrece Cristo y su Santa Iglesia y la que ofrece la Buena Educación; así mismo representa la bondad, la inocencia, la pureza, la castidad, la perfección y la fé. Sobre esta cruz hay otra, también de extremo a extremo, de color gris, que nos da idea de integridad, obediencia, firmeza, vigilancia, elocuencia y autocontrol.

Además, el blanco y el azul son los colores de Nuestra Señora (en especial su advocación de la Inmaculada Concepción) y la Cruz es el símbolo por excelencia del cristianismo.

Las cruces están una sobre la otra, para indicar que la fé Mariana está implícita en la Cristiana, y la cruz gris, que representa propiamente al cristianismo en la bandera, está sobre la ota para indicar su jerarquía

 

NUESTRO HIMNO

(Letra y música prof. Augusto Quintana M.)

Orgullosos de nuestros valores
Oh, Liceo de insigne blasón
No nos inquietan nuestros temores
Con confianza de tu formación

En tu diáfana luz conocemos
Que enfrentar con principios los retos
Es forjar honorables proyectos
Para erguir nuestra noble nación

Tu bandera gloriosa es recuerdo
De tu ilustre critiana misión:
Es formar ciudadanos honestos
Competentes, de buen corazón

Construimos el conocimiento
En tu ciencia profusa creemos
Día a día, en tu seno crecemos
Con empeño, denuedo y tesón

Jóvenes distinguidos seremos
Que de Soacha seremos primor
Para que cante Cundinamarca
Dulces himnos todos en tu honor.