Un tema del que poco se habla pero que es muy frecuente en nuestra sociedad: Suicidio

Es lamentable escuchar la tristeza que queda en los hogares cuando uno de sus miembros deja de acompañarlos terrenalmente, pero más aún cuando es un menor de edad que ha decidido acabar con su vida. Corta?, larga?, sufrida? o agotada? tal vez gastada… de la forma más absurda y equivocada.

…Y por qué? El lo tenía todo… unos padres trabajadores y dedicados a conseguir el dinero para dar una vida a su hijo…cuál vida? esa que él no soportó? esa que se tornó vacía y sin sentido? esa que no fue capaz de seguir viviendo. Existen diversos factores desencadenantes de este hecho lamentable

Un niño o adolescente suicida es un menor de edad que planea o intenta quitarse la vida. Se dice “suicidio” cuando el niño se quita la vida de manera voluntaria. Un intento de suicidio es el acto (no exitoso) a través del cual el niño o adolescente expresa el deseo de lastimarse, con la intención de causar su propia muerte.

Signos de alerta . Ojo con estas diez conductas:

  1. El niño pasa de ser extrovertido a ser retraído y ensimismado.
  2. Tiende a permanecer aislado.
  3. Cambian sus hábitos alimentarios.
  4. Cambian sus hábitos de sueño.
  5. Tiene conductas auto mutiladoras, como cortarse dedos, brazos o piernas.
  6. Es irritable o agresivo sin un motivo real.
  7. Escribe cartas de despedida.
  8. Evita hablar acerca de planes futuros.
  9. Pierde interés en juegos y pasatiempos que antes le interesaban.

Las enfermedades mentales, principalmente la depresión y los trastornos por consumo de alcohol, el abuso de sustancias, la violencia, las sensaciones de pérdida y diversos entornos culturales y sociales constituyen importantes factores de riesgo de suicidio. Existen estrategias eficaces para prevenir el suicidio.

No se pueden prevenir todos los suicidios, pero sí la mayoría, se pueden tomar varias medidas para reducir el riesgo, entre ellas las siguientes:

Reducir el acceso a los medios para suicidarse (pesticidas, medicamentos, armas de fuego, etc.)
Tratar a las personas con trastornos mentales, y en particular a quienes padecen depresión
Seguimiento de los pacientes que han cometido intentos de suicidio
Fomentar un tratamiento responsable del tema en los medios de comunicación
Formar a los profesionales de la atención primaria de salud, a maestros y familias
A un nivel más personal, es importante saber que sólo un escaso número de suicidios se producen sin aviso. La mayoría de los suicidas dan avisos evidentes de sus intenciones. Por consiguiente, deben tomarse en serio todas las amenazas de auto-lesión. Además, la mayoría de las personas que intentan suicidarse son ambivalentes y no buscan exclusivamente la muerte.

Atención papás, docentes y comunidad educativa nuestros chicos pueden estar inmersos en situaciones de soledad, tristeza, y otros factores de riesgo, atendamos en tiempo y calidad sus requerimientos, sigamos dando espacios  de comunicación real (no virtual), el dialogo permanente es base fundamental para seguir construyendo hogar.

Classroom